Conversamos con los estudiantes UDP que resultaron ganadores del Premio Periodismo de Excelencia 2019

Investigaciones y proyectos estudiantiles obtuvieron las distinciones a “Mejor Podcast” y los premios “Periodismo de Excelencia Universitario» en su versión escrita y audiovisual.


El pasado jueves 28 de mayo se llevó a cabo la ceremonia del Premio Periodismo de Excelencia 2019, organizado por la Universidad Alberto Hurtado, donde reconoció a los mejores trabajos periodísticos del año en sus formatos escrito, audiovisual, digital y universitario. En la cita, un grupo de estudiantes de la Universidad Diego Portales se destacaron como finalistas y también ganadores en las categorías de Periodismo Digital y Universitario.

En la categoría a “Mejor Podcast” el premio lo recibió el proyecto policial “Cinta Roja Capítulo 1: Vida Extra”, publicado en Vergara 240, que fue realizado por los estudiantes de quinto año de Periodismo UDP, Josué Laval Atal, Safka Parraguez y Javiera Aravena. Con una referencia en el título al texto de Alberto Fuguet “Tinta Roja”, el trabajo narra los hechos ocurridos en la masacre de Puente Alto del 8 de agosto de 2019 donde cinco personas fallecieron a causa de un tiroteo al interior de un local de máquinas tragamonedas. El audio es contado en primera persona por Héctor Poque González, el único sobreviviente de la balacera.

Safka Parraguez, realizadora del podcast, valora la experiencia de realizar este trabajo como una forma de visibilizar las desigualdades que se expresan cada día en nuestro país: “Hay una vulnerabilidad en la seguridad en Chile, en Santiago sobre todo. Puedes ir un día caminando por la calle y te matan porque sí. Son historias que quedan ahí y que a nadie les importa” sentencia. 

Luego de obtener el premio, la estudiante de quinto año lamenta que se de en medio del contexto de una pandemia que le imposibilita celebrar con sus compañeros, pero que a la vez agradeció la recepción que ha tenido el capítulo incluso desde antes de su reconocimiento. “A eso queríamos apuntar, a que fuera escuchado y que se visualice esta problemática que hay en el país. En muchos sectores, periféricos más que nada, no llega la policía y la gente tiene miedo”, concluye.

Periodismo Universitario

El Premio Periodismo de Excelencia Universitario en la categoría Escrito se lo llevaron los alumnos Joaquín Abud, Rocío Ñancupil y Catalina Volenski con su investigación y proyecto de título “La impunidad de los religiosos acusados de abuso sexual en Coyhaique”, trabajo que publicado en CIPER.

“Creo que es algo que lo merecíamos, fue mucho trabajo, fue un trabajo de años. Lo que más me gusta de haber ganado es que este trabajo se puede dar a conocer a más personas», dice Catalina Volenski, parte del equipo investigador.

Volenski explica que uno de los grandes aprendizajes que les dejó la investigación fue la perseverancia. “Cuando se te presentan dificultades hay que darle no más. Nosotros teníamos una dificultad grande, que era que parte de las cosas que debíamos investigar estaban en Coyhaique, pero no nos importó y viajamos y cuando las cosas se ponían difíciles o tristes, nunca aflojamos”, afirma.

Por otra parte, el “Premio Periodismo de Excelencia Universitario Audiovisual”, lo obtuvieron los estudiantes de la UDP Sebastián Romero, Lucas Figueroa y Marco Delpiano por su proyecto “Terror después del terror: un atentado a la dignidad”.

El «Equipo Zeus»

En la categoría Especial Digital, se otorgó una Mención Honrosa para la investigación publicada en Vergara 240 La Expansión Evangélica en Chile”, realizada el profesor de la Escuela de Periodismo de la UDP, Alberto Arellano, los alumnos Pedro Astaburuaga, Consuelo Calderón, Bastián Fernández, Francisco Reyes, Francisca Toledo y la ya titulada periodista Ignacia Velasco.

Esta investigación consistió en el análisis de miles de datos que dieron cuenta de que desde el inicio de la Ley de Culto en 1999, se han creado más de 3.800 entidades religiosas. El trabajo desafió a los alumnos a recopilar testimonios y distintas informaciones para contar las historias de las iglesias investigadas. 

Francisca Toledo, parte del equipo de investigación, aprecia el reconocimiento. “Me emocioné mucho. Con mis compañeros, el profesor e Ignacia trabajamos mucho por esto. Fue una investigación de todo un semestre. Que haya salido como finalista y haya salido como mención honrosa, hace que todo el trabajo que hicimos valiera la pena”, explica. 

Para Toledo, el trabajo realizado fue también una experiencia educativa: “Aprendí a trabajar de manera constante y trabajar en equipo. Tuve que estar pendiente no solamente de mi progreso sino que también el de mis compañeros”.

“Se agradece que se reconozca el trabajo que hicimos, incluso haber llegado a ser finalistas fue un gran honor”, menciona Consuelo Calderón, también parte del equipo. Para Calderón esta investigación significó un proceso de mucho aprendizaje. “Aprendí a manejar bases de datos, limpiarlas y ordenarlas y a encontrar información relevante en ellas. Fue una experiencia enriquecedora, creo que hicimos un muy buen trabajo todos como equipo”, dice. 

Por Alejandra Díaz e Ignacio Aguirre