Felipe Avello recibe Premio Nacional de Humor 2017

La irreverente figura actual del stand up chileno es el décimo ganador del reconocimiento que entrega el Instituto de Estudios Humorísticos de la Universidad Diego Portales.

Por: Karla Sánchez

De manos de Rafael Gumucio, en el estudio de televisión de la Facultad de Comunicaciones y Letras de la Universidad Diego Portales, Felipe Avello recibió el Premio Nacional de Humor Jorge Délano. Desde hace diez años, el Instituto de Estudios Humorísticos entrega el reconocimiento a quienes realizan una labor destacada dentro de la comedia chilena.

Dentro de su trayectoria, Avello, quien estudió periodismo, participó en programas emblemáticos de la televisión chilena de farándula como “Mekano” y “SQP”. Fue elegido rey del Festival de Viña en 2007, coronación que celebró con un piscinazo al desnudo que provocó su despedida de Canal 13.

Hoy en día se dedica a la conducción del programa de radio, Pongámonos Serios de Los40 junto a Edo Caroe, además de realizar standup en bares y eventos. Hace unos días se confirmó su participación en el Festival del Huaso de Olmué 2018 la noche del jueves 25 de enero.

Consultado por su reacción al ser ganador del premio, Avello dijo estar muy contento y comentó que recibió la noticia durante una reunión con la producción del Festival de Viña del Mar. “Yo ahí inmediatamente le conté a quien estaba ahí, que era el director e inmediatamente subieron mis bonos en esos dos segundos”, relató.

Durante la premiación se mostró una recopilación de las apariciones de Felipe Avello en el programa SQP de Chilevisión, a las cuales cual hizo referencia: “Era un escenario muy fácil y difícil. Fue fácil porque los temas, los personajes, la gente que había se prestaba para el humor”.

“No me hacía amigo de ellos. En ese tiempo me servía separar las cosas. Después de esos sketch que yo hacía, que eran improvisados, yo terminaba el programa y decía ‘Chao, que estén muy bien, gracias por todo’ y me iba como que fuese una obra de teatro para también diferenciar que no era una falta de respeto, sino una obra”, afirmó Avello sobre la relación que tenía con sus compañeros de trabajo como Juan Pablo Queraltó e Italo Passalaqcua.