El hijo cacho

Por Nicolás Vial, egresado de la Escuela de Publicidad UDP, Creativo en Iberoamericana Radio Chile.

En modo encierro y esperando el rayo de esperanza, he marateoneado como loco con The Office. ¿La han visto? Es una de las series de televisión más populares de todos los tiempos. Con ella se han hecho infinitos memes, gifs, chistes, lo que sea. Y su narrativa es bien simple. Muestra en modo falso documental cómo funciona una oficina con personajes tan reales que dan miedo. Un jefe ególatra e idiota, un chupamedias, montón de gente que hace la pega y se va sin estar ni ahí con la vida de los otros, una recepcionista muy talentosa pero que nadie le da la oportunidad y así.

¿Les suena eso?

Palo directo y teledirigido a las empresas, gobierno y por Dios que también a las agencias de publicidad.

El medio publicitario se preocupó de premiarse entre ellos, aplaudirse, palmotearse pero nadie pensó que el futuro estaba a un metro de distancia. O a un metro y medio.

El gremio ha funcionado de la misma manera los últimos cuarenta, cincuenta años. Lo que antes era el hijo cacho (el área digital) de la casa (la agencia) pasó a ser el hijo que puede salvar a la familia pero las herramientas que se le dieron a ese hijo en su infancia fueron muy deficientes. Una infancia muy difícil, muy traumática. Entonces ¿qué ocurre?. Cliente y publicitarios se abrazan desconsolados sobre qué hacer en estos tiempos donde internet es, literalmente, el buey que empuja la carreta.

¿Qué pasó?

Marcas y agencias comenzaron a sacar comerciales al aire carentes de contenido, todos iguales entre sí. (Los de Nano hicieron un video maravilloso sobre ello), e hizo que las redes sociales estallaran en críticas al medio por su falta de creatividad. El hijo cacho (recordemos que es el área digital) no fue convocado a esa reunión creativa por su condición ya mencionada. Y así empieza a girar la tómbola de cómo le damos protagonismo a lo digital. Ese es el desafío de todos los que trabajamos en esta industria. Adquirir las herramientas digitales necesarias para convertirnos en profesionales competentes en esa área.

En mi actual medio, la radio, el área digital también era el hijo cacho. Pero aparte de ser cacho era rechazado ya que nadie la tomaba en cuenta. Las campañas siempre se hacían para el aire y nunca se implementaba un 360 en Facebook, Web, Instagram o lo que fuese. Hoy debo decir que ese hijo cacho radial salió de su habitación, cocina, lava y hasta paga las cuentas de la casa ya que el resto de sus habitantes las están viendo negras.

Aplausos para los que creyeron/creen/creerán en lo digital.

¿Qué tiene que ver esto con The Office?
Mmmm, muy poco en verdad pero pucha que es buena la serie.

Visita el perfil de Nicolás Vial en Linkedin.