Campañas ciudadanas en Twitter: ¿Oportunidad o Peligro?

Por Andrés Rosenberg, Académico e Investigador de la Escuela de Publicidad UDP.

Un extraño nuevo fenómeno se ha tomado Twitter. Si bien existían algunos antecedentes, desde el 18 de octubre del 2019, con el llamado “estallido social”, llegó una nueva forma de coordinación ciudadana a través de la famosa red social.

El pasado viernes 24 de julio, luego de que se supiera que el Congreso había aprobado el retiro de 10% de las AFPs para más de 11 millones de afiliados, un grupo en Twitter llamado @FrenteRebeldes promocionó el término o “hashtag” #AhoraVamosPorMas.

No hay texto alternativo para esta imagen

En el afiche que primero difunden a sus seguidores viene una consigna de justicia social junto a una pequeña recomendación para coordinarse y que todos los seguidores vayan escribiendo desde las 19:30 hrs esta consigna. Con eso, consiguen que en la mayor hora de tráfico para redes sociales (a eso de las 20 horas), el algoritmo que usa Twitter, reconozca este fuerte aumento de comentarios y lo destaque dentro de las principales tendencias del momento. Esto es relevante, porque aunque cada usuario puede filtrar a quién seguir, e incluso, a quién bloquear, nadie se puede “liberar” de esta lista de tendencias, las cuales al ser geo referenciadas son las mismas para los habitantes de cada territorio.

El modus operandi es siempre el mismo: los seguidores de uno de estos grupos reciben o solicitan el afiche o la imagen de la “campaña” a través de un mensaje directo y privado de la plataforma, para luego usarlo en un mensaje público a partir de la hora acordada. Esto, sumado a la opción de RT o “retweet”, que no es más que amplificar un mensaje que escribe otra persona y compartirlo con toda la gente que me sigue.

Y así, prácticamente todos los días, una o dos “consignas”, siempre altamente ideologizadas, aparecen en las tendencias de Twitter. Y se da un patrón: aparecen los dos polos visibles de la crisis social que atraviesa el país. Por ejemplo, el pasado 3 de julio, de manera simultánea, se promocionó #LaGranMarchaVirtual con una serie de actividades, incluyendo el hashtag #NoApruebenLaDictadura, para presionar al Congreso a no aprobar las leyes de inteligencia para “hacerle frente a las leyes represivas que pretende instalar Piñera”, e invita a compartir los “videos de represión que más te han impactado”.

No hay texto alternativo para esta imagen

Simultáneamente, otro grupo se había organizado para promocionar el hashtag #NoMasEstallidoDelictual con una imagen de los torniquetes vandalizados en una de las estaciones de Metro de Santiago.

No hay texto alternativo para esta imagen

¿Qué tienen en común todas las “campañas” ciudadanas de Twitter? En primer lugar, que poseen un alto contenido emocional, o sea, que utilizan imágenes y expresiones que llaman la atención, que generan reacciones. Y en segundo lugar, que un gran porcentaje de cuentas que difunden estos mensajes son anónimas (Peddenti et al., 2014). Esto es facilitado por la plataforma, en el sentido que es sumamente rápido y fácil crearse una segunda cuenta, y así usar mi primera cuenta “real” para mostrar una imagen más normativa, y una segunda anónima donde exprese sin filtro mis pensamientos y emociones sobre los temas más sensibles y contingentes para la sociedad.

Frente a esta nueva tendencia para promocionar ideas (y acciones que se desprenden de esas ideas), el llamado es a ser cauto, y a no perder nunca la capacidad de diálogo. Después de la polarización extrema, tendremos que volver a encontrarnos.