Conversatorio con la primatóloga Isabel Behncke cerró el ciclo de actividades 2019 del Instituto de Estudios Humorísticos UDP

La Doctora en Antropología Evolutiva de la Universidad de Oxford protagonizó un interesante diálogo con el profesor Rafael Gumucio.

Por Claudia Saravia

Los animales ríen, se divierten y tienen sus propios códigos de juegos entre ellos, tal como el ser humano. Esto es lo que plantea la destacada primatóloga Isabel Behncke, quien visitó la Facultad de Comunicación y Letras el pasado miércoles 18 de diciembre, en la actividad que cerró el ciclo de actividades 2019 del Instituto de Estudios Humorísticos.

Behncke compartió junto al profesor Rafael Gumucio los resultados obtenidos en sus investigaciones a los Bonobos del Congo, grandes simios de un comportamiento sorprendente y que según la experta, serían “primos” de la raza humana.  

La primatóloga expuso que si bien el juego es un elemento que se ha relacionado exclusivamente con el desarrollo evolutivo del ser humano, también forma parte de la vida de los animales, quienes pueden presentar este tipo de conductas  a lo largo de toda su vida, incluso durante la adultez. “La diversión en lo salvaje se convirtió en algo que para mí es muy interesante. La naturaleza tiene muchos matices y muchos de esos son divertidos”, señaló Behncke durante el conversatorio realizado en el Estudio de Televisión ubicado en Vergara 240.

Para la primatóloga, uno de los riesgos que implica esta conducta es el “testeo de límites”, pues cada broma implicaría una “revolución al dar vuelta lo establecido” a través de las violaciones a las norma sociales presentes, por ejemplo, en el humor. Sin embargo, Behncke indica que si bien la ley del juego entre mamíferos se basa en empujar los límites, este no implica necesariamente una connotación agresiva: “Es muy interesante mirar el juego en los animales, nadie pretende en verdad dañar a otro”.

Una reflexión que Behncke desarrolló en profundidad tras analizar los elementos humorísticos de Mapuches Millonarios, sketch del programa Plan Z del Canal Rock&Pop, donde en un relato lleno de ironía, se recreaban las desventuras de una acomodada familia indígena. Analizando esta pieza, la primatóloga puntualizó que uno de los elementos básicos del humor es “la tolerancia a la ambigüedad”, ya que una de sus funciones es distender los ambientes a través de ciertos componentes, que si bien pueden resultar divertidos para algunos, pueden tornarse totalmente agresivos para otros. “Yo creo que el alegato que se le hace al humor es súper válido, porque la gente dice ‘oye, te estás sacando los pillos’ (a raíz de cierto tipo de bromas), pero en el fondo estás siendo cruel”, finalizó Behncke.