CIP UDP realiza lanzamiento de “Precht: Las culpas del vicario” en FILSA 2017

La periodista y docente de la Escuela de Periodismo, Andrea Lagos, autora del texto, fue acompañada por sus colegas Mónica Rincón y Juan Cristóbal Peña.

Por: Karla Sánchez

“Usted va a ensuciar el nombre de un hombre noble”, fue una de las frases que recibió Andrea Lagos cuando se encontraba investigando la vida de Cristián Precht. El sacerdote chileno, líder de la Vicaría de la Solidaridad y defensa de los derechos humanos durante la dictadura militar, fue acusado el 2011 por abusos sexuales contra menores y mayores de edad.

“Precht: Las culpas del vicario”, libro editado por el Centro de Investigación y Publicaciones y Librería Catalonia, contiene la investigación de Lagos y fue lanzado el miércoles 1 de noviembre durante la Feria Internacional del Libro, que se realiza en la Estación Mapocho. A sala llena y acompañada por los periodistas Mónica Rincón y Juan Cristóbal Peña, la autora señaló sentirse agradecida por quienes ayudaron de alguna u otra manera en la elaboración del trabajo que contó con más de 80 entrevistas, incluyendo la de Cristián Precht y que forma parte de la colección “Tal cual”.

Sobre el encuentro, Lagos señaló que el ex vicario no estuvo de acuerdo con la escritura del libro y que las conversaciones con él estuvieron marcadas por la dualidad: “Conversábamos sobre historia y la dictadura, pero después teníamos que hablar sobre los abusos”.

Mónica Rincón, periodista de CNN Chile, afirmó que es un libro que duele ver ya que revela el silencio de muchos y “uno no sabe el final, van pasando sorpresas y se pregunta qué va a pasar con los años de suspensión”, haciendo referencia a la sanción que el Vaticano le dio a Precht.

Además, Juan Cristóbal Peña, periodista y ex docente de la Escuela de Periodismo de la Universidad Diego Portales, fue enfático en las diferencias que el caso tiene con el de Fernando Karadima: “Precht representaba a una iglesia que defendió los derechos humanos, mientras que Karadima fue cabecilla de una iglesia clasista que miraba a sus feligreses por debajo de la cadera”.

andrea-lagos-1-min