Donación de cartas y postales de Roberto Bolaño refuerzan archivos UDP

recortada_optimized-foto_nota_web_interior

Soledad Bianchi junto a Cristóbal Marín.

A través de la firma de un convenio entre la crítica literaria Soledad Bianchi y la Universidad Diego Portales, representada por su Vicerrector Cristóbal Marín, se concretó la donación de cartas, una postal, una tarjeta y dos revistas Le Prosa, engrosando el catálogo del material resguardado por Cenfoto – UDP.

El material es fruto de la relación epistolar que mantuvo Roberto Bolaño con la crítica Literaria Soledad Bianchi por casi dos décadas.

“Entre 1979 y 1997 mantuvimos correspondencia con Roberto Bolaño. Su punto de partida fue mi petición para que colaborara en “Araucaria”, una revista cultural chilena,  impulsada por el Partido Comunista (dirigida por Volodia Teiteilmboim, quien residía en Moscú; cuyo Consejo de Redacción sesionaba en París, y  era publicada en España).

Bolaño, quien, entonces, era un “aprendiz” de escritor (como él mismo se define en una de sus cartas), no sólo aceptó y envió algunos textos sino que comenzó a escribirme periódicamente, aludiendo, casi siempre, a sus preocupaciones e intereses artísticos y literarios, a sus lecturas y a sus propias obras, y reflexionando, además, sobre lo que se proponía como narrador y poeta. También, evidentemente, refería a su cotidianeidad, además de manifestar simpatía y afecto, tanto por mí y mi entorno como por  lo que sucedía en el ambiente chileno en Francia, en particular el literario (recuérdese que eran los tiempos del exilio y se dice que allí vivíamos más de ocho mil compatriotas). No hay que olvidar, tampoco,  su humor y su tremendo espíritu crítico.

A pesar que nuestro intercambio se fue haciendo más lento y esporádico, después de mi regreso a Chile, a comienzos de  1987, se prolongó hasta 1997 y el total de cartas que me escribió llega a la cincuentena.

Fue cuando recibí una oferta de una Universidad extranjera para comprármelas que decidí que ese material debía quedar en Chile y al alcance de quienes se interesaran en conocerlo y estudiarlo. Fue así como entré en conversaciones con la Universidad Diego Portales y fue en el 2015 cuando se concretó el traspaso de la mayoría de las cartas. Hoy estoy aquí porque, con posterioridad, encontré cerca de una decena más y quise donarlas y que se unieran a las anteriores para que, junto a algunos manuscritos (varios poemas y una versión mecanoescrita de La Universidad Desconocida); algunas revistas, creadas por él o/y en las que él participó, y otros documentos,  muestren –a quien desee leerlas- la etapa de formación de un escritor que siempre tuvo la certeza que llegaría a serlo y a ello dedicó su tiempo, con toda su pasión, sin sospechar, creo, el impacto y la dimensión que alcanzaría… en su ausencia”. 

En el marco de la celebración de los 10 años de la Cátedra Abierta en Homenaje a Roberto Bolaño UDP, se exhibió parte de este material en la Sala patrimonial de la Biblioteca Nicanor Parra y se realizó un conversatorio entre Soledad Bianchi y el director de la Escuela de Literatura UDP, titulado “El escritor joven y la crítica, muestras del epistolario Bianchi / Bolaño”.