Diálogo con David Rieff: “No debemos sacralizar la memoria”

 

El diálogo, realizado en el marco de los 10 años de la Cátedra Abierta en homenaje a Roberto Bolaño, fue integrado por el académico Rodrigo Rojas y la ex alcaldesa de Santiago y cientista político Carolina Tohá.

La conversación se abrió con preguntas de Carolina Tohá sobre la existencia de “algún tipo de memoria buena” sobre la historia tratada en su libro “Elogio del olvido”, ensayo en el cual Rieff profundiza sobre la memoria histórica a través del análisis de conflictos como el 11S, la Guerra de los Balcanes, el Holocausto, entre otros.

“Es un poco difícil en el contexto chileno, sobre todo con la tragedia de la dictadura. Yo me identifico como una persona que cree en el caso por caso y no creo que podamos hablar ni de la memoria como algo de bien, o algo positivo, ni como algo nefasto en cada caso. Yo veo que la memoria y ese sistema principal, no debemos sacralizar la memoria, al contrario, pensar en cada caso cada momento”, explica sobre el argumento central de su obra.

Durante los años de guerra, en los que Rieff sirvió como reportero en terreno, el periodista aprendió de los pleitos morales y políticos sobre la memoria. Pensando siempre en la famosa frase “los que se olvidan del pasado serán condenados al recuerdo eterno”, el autor explica que “como la mayoría de las personas, yo tengo la misma idea. Empecé a pensar que la memoria tiene su lado negativo. Como arma de guerra, la memoria como daño a la paz, sin embargo, también tiene su lado positivo que se puede ver caso a caso”.

Sin embargo, también admite que recordar de esas batallas, fue antiguamente una manera de justificar la guerra en algunos casos. “No digo que sea malo en un país como Chile, Argentina o Uruguay, tengo la conciencia de que hay que explicar muy precisamente de qué se trataron. Pero no lo digo al revés, los que no olvidan el pasado están obligados a repetirlo, de ninguna manera. Al contrario, yo comparto una visión anti sistemática del mundo y de la historia, y por eso yo creo en el caso por caso, y por eso lo que pude servir en Chile post dictadura, no podría servir en Israel”, reflexiona.

En segundo plano, Tohá y Rieff conversaron sobre la frase “nunca más” a partir de un pasaje de traumas en el caso chileno y reflexionaron sobre la existencia de un consenso ciudadano que viene desde el recuerdo colectivo. “La memoria siempre dependerá del consenso. En el caso de Chile, yo sé que muchos deben pensar que la democracia es una cosa incompleta. Pero aquí hay por lo menos un consenso democrático, no hay un partido fuerte de la dictadura. No hay una visión binaria entre dos bloques”. En ese caso, explica que existieron muchas guerras, dictaduras, y situaciones graves que terminaron sin vencedores y también sin un consenso de los hechos, lo que lleva a una inexistente posibilidad de paz.