Clínica de humor especial 10 años: ¿hay límites en el humor?

cortadaok_optimized-foto_portada_nota_webEste encuentro contó con los comediantes “Chiqui “Aguayo, Rodrigo González, Cristina Peña y Lillo y la abogada Tábata Santelices.

Este año, el Instituto de Estudios Humorísticos UDP cumple una década desde que inició sus actividades en el año 2006.  Dirigido desde el comienzo por el escritor y profesor de la universidad, Rafael Gumucio, el instituto se define como una instancia reflexión, donde se está estudiando las nuevas formas de humor que existen en Chile

En el marco de esta conmemoración se realizó la Clínica de Humor especial 10 años: “los límites del humor”, conversatorio en el que participaron los comediantes Chiqui Aguayo, Rodrigo González, Cristina Peña y Lillo y la abogada Tábata Santelices.

Ante la pregunta ¿Cuáles son los límites del humor? Los comediantes y la abogada respondieron a la audiencia. “Yo no hago chistes sobre mujeres, en los shows hablo sobre lo básico que son los hombres, pero no soy un tipo que se ríe de las mujeres”, dijo Rodrigo González.

Por otro lado, Cristina Peña y Lillo, explicó sobre la delgada línea que divide una situación “chistosa” de otra que no lo es. “Hay una diferencia entre lo que es el humor y algo serio. Cuando uno habla de humor es algo que no es cierto, no es parte de la realidad. No estoy hablando desde un punto de vista serio, sino que estoy agrandando la situación para que sea muy divertida, o si no cae en lo cruel”, dijo.

En tanto, Daniela “Chiqui” Aguayo, hizo la separación entre lo que es verdad y mentira en el humor. “Para mí es un juego que uno tiene con la gente. Hay cosas que son verdad y otras que no tienen nada que ver con la realidad, y ahí lo importante y divertido es que la gente lo crea. Pero uno no puede estar aclarando lo que es verdad y que es mentira, es como que un pintor explicara su cuadro, cada uno lo va a percibir de cierta manera y tiene que bancársela (sic)”, explicó.

El contrapunto legal fue puesto por la abogada Tábata Santelices quien explicó sobre las diferencias entre una injuria y una calumnia. “En el humor, reírse de algo muy general, no podría caber en ningún tipo de problema legal. En cambio, Si yo hago un humor particular, sobre una persona, ahí parte un tipo de problema. Para ese caso hay dos cosas: la injuria y la calumnia. La injuria es cuando se dice que alguien es feo, tonto, o algún atributo, como fue lo que le pasó a Cecilia Pérez con Yerko Puchento, mientras que la calumnia se trata de una acusación contra otra persona. Ahí entra el caso en que dijeran que Cecilia Pérez es una ladrona”. Puntualizó.

Así, temas como la libertad de expresión, los tiempos creativos, las rutinas, el humor negro y otros fueron los contenidos que se debatieron durante este conversatorio que es el primero de una serie de “Clínicas de Humor Especial 10 años”.